amo-te



El aliento del lobo nos eriza la nuca. Sin nombrarlo me indicas que está aquí y yo te digo no, es otra cosa, no cuentes tonterías.

En mi casa me aprieta la garganta, me subo a la atalaya para poder llorar sin que me vean. Intento terminar esta carrera agotadora de relevos para que puedas apoyarte en mí y descansar.
Me he caído al final. Tengo tantas ganas de rendirme, tengo tantas ganas de llorar, de quedarme en el suelo mirando pasar nubes, hablando a las estrellas… no puedo levantarme.

El lobo me observa con tus ojos y no puedo levantarme.

Empecé a correr hace tres años, sabía que tenía que alcanzar el récord para agarrarte fuerte. Hoy ya cerrando pesadillas, vuelos que se desvían, el insomnio se impone para acabar conmigo.
Sé que desde que pasamos por el tribunal de la cordura, no puedo decirte que te quiero, no puedo darte un beso sino dos, no puedo dar las gracias por salvarme la vida, no puedo comer cáscaras de naranja para que tú no pierdas tu apuesta de niña mayor a costa de la enana de tu hermana.

Alas de mariposa chocan contra estas mejillas por donde el agua cae. A mí me pega jugar a “erase una vez la vida”: cuerpo se subleva contra cuerpo, se ataca a sí mismo sin razón conocida. A mí me pega, nací con los ojos sujetos a la luna. Mírate, tú siempre fuiste grande, siempre sensata.

Déjame el lobo a mí, tú sal corriendo, avisa al cazador, que raje mi barriga y que dispare.




lola lópez-cózar


Comentarios

  1. tu zorro25.1.09

    ¡qué bueno!, ¡qué lisboeta!
    Lembrar-se, esquecer-se.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo26.1.09

    Si que es bueno, buen trabajo, por cierto a tu zorro creo que le conozco.

    ByQ

    ResponderEliminar
  3. Lola, mi amiga... siempre brotan las lágrimas al ver tus maravillas...
    No la paso bien ultimamente... estoy algo desaparecida, pero siempre estoy con vos,
    te quiero mucho

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares