agorafobia



Cuando quisiste conocerme en persona
 dijeron mierda.
 Una impresión malísima.
 Aquí los dos extremos,
 poético y prosaico. 

Yo te defendí. 
En persona no.
 Que sepa que no hablo.

 Cabezota a la par. 
Fue un no hablar mirando todo el rato.
 Un hablar sin mirar nunca a los ojos. 
¿Qué pasa con mis ojos?

 Mi primer regalo,
 una novela extraña 
sobre la felicidad de otra manera.
 Tu primer regalo,
 confirmando el temor a lo contrario,
 sólo calor.

 Ninguna flor, ningún poema.
 Una manta eléctrica escondida en las sábanas
 y mis ojos se llenaron de lágrimas hasta hoy.

 Esto sigue siendo todo,
 una extraña definición de felicidad
 y este calor de risa que me hace llorar. 

Ahora sé qué hace falta para ser necesario.


lola lópez-cózar


Comentarios

  1. Manmen6.3.09

    ...todo baila como caja de música que se abre.

    ResponderEliminar
  2. tu zorro10.3.09

    ¡qué bueno es!

    ResponderEliminar
  3. manmen11.3.09

    Viaje autentico por dentro, por fuera, hacia arriba, hacia abajo, se expande y se encoge,en todas direcciones y en ninguna, alucinante Lola.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares