el ritmo de una muerte



Segundo tiempo.

Has metido mi número en tu cabeza, eres el encargado del teléfono, con permiso para fotografiar en carretera.
Hoy, por primera vez en toda nuestra vida, has venido a besarme apartando otros besos, exigiendo tu turno. Mi niño nadie comienza a saber de su lugar, primer plano de todos los afectos.
Una hora después, tan importante para ti el uso del segundo, me llamas y me informas de tu primer peaje. Has hecho fotos de los coches, muchas porque se mueven rápido, porque te mueves rápido tú también. Te digo que esas valen, que luego les sacamos estelas de colores y pueden formar parte de tu cuarta película. Pero son para mí, me regalas tus ojos cuando no puedo verte. Y yo te digo, escucha, pasan tambores por debajo de casa. Me das un beso con palabras porque quieres que cuelgue para que te lo grabe.
Abro las ventanas y mi pijama choca con el rito del día. Enfoco el vacío y me quedo en la música. A tu edad esta música se ataba a mis zapatos, al olor del incienso, a la gente excesiva, a una mano de más como parte del cuerpo.Y luego viene el mar, que no tiene palabras.


lola lópez-cózar


Comentarios

  1. manmen5.4.09

    el ritmo de un aquí pero en un allí, la pared y el mar, es fantastico, y el sonido agudo como un grito.

    ResponderEliminar
  2. distorsión y exceso...no hay mejor definición

    ResponderEliminar
  3. Cada paisaje tiene una duda escondida esperando respuesta...
    te quiero

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares