Un día, toda la vida



Estrenamos una tranquilidad sin atajar detalles, por ellos van hoy dos idas y una vuelta, dos vueltas y una ida, un lío de escenarios.
El último cuento de la noche me ha tocado, a veces pienso que estaría bien dejar de interpretar, de dar suspense, de cambiar la voz en cada personaje, porque luego me dices que tú solo no sabes, que no dicen lo mismo. Después quiero creer que no es así y si lo fuera, ¿hasta dónde elegir la autonomía a costa de los lazos que enredamos?
 Y tal vez por los lazos te metes como siempre, donde nadie te llama o donde nadie te echa, a preguntar qué le pasa a la abuela con sus cuadros. Te digo que los dona porque no quiere darme lastres tamaño catedral y llenos de recuerdos. Te explico la enorme contradicción que me provoca, la tristeza de fondo que no captas se me nota en la cara y rompo la escena prometiéndote donar también mi montaña de libros. Pero eres tú quien parte mi tristeza en cuatro trozos y tira a la basura lo que sobra. Sin dudarlo me dices que ni hablar, que mis libros son tuyos y piensas ir leyéndolos uno a uno en cuanto puedas.
No sé lo que te traes entre manos, una varita mágica quizás. Hoy me ha dicho la abuela que quieres que te enseñe a pintar en verano.
Vamos quemando etapas rápidas como tu luz, astronauta, quiosquero, paleontólogo, bombero, y hoy quieres ser pintor de enormidades y lector compulsivo… en verdad eres un mago que ordena cuanto toca, las idas y las vueltas, los líos de escenario.




lola lópez-cózar


Comentarios

  1. Al final que poquita cosa somos.


    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo22.6.09

    nunca biber me había sonado tan tragicamente triste...

    ResponderEliminar
  3. a mí, en cambio, me suena como el balanceo de una mecedora mientras amanece después de un noche de dolor que se va pasando, poco a poco.

    nada trágica, nada triste en comparación con la tristeza...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo23.6.09

    Todos conocemos demasiado bien la tristeza, la verdad es que duele, no hay comparación, pero la que más duele es la propia.
    Te compadeces de la ajena y se escapan lágrimas pero quizá siempre sea porque sabes lo que es doler y recuerdas el tuyo para ablandar los ojos.
    ByQ

    ResponderEliminar
  5. parece que estoy en racha de desacuerdos: la tristeza más bestial que yo he visto, no tiene música, es incomparable a la que pueda haber padecido yo, o tú, o el anónimo que habla de biber... ni de lejos.

    ResponderEliminar
  6. tu zorro27.6.09

    Una mujer,sin bata verde, va a dormir al lado de un enfermo rechoncho. Los ojos no podrían estar más rojos. Le miro los pies, ella mira los mios y dice - a tú edad tampoco se me hinchaban- nos sonreimos, se queda, yo me voy, y vuelve a sonreirme.

    ResponderEliminar
  7. islasila28.6.09

    no vuelvas, vente hoy conmigo, ya sabes que no te molesto, que me distraigo sola fácilmente... hace un día precioso, podemos no hacer nada.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo13.7.09

    Cuídate principita, te prohibo que ingreses más por urgencias este verano, ese espacio no te va a aportar nada nuevo que no conozcas para tus creaciones. Un abrazo y siguo esperándote, no te pares.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares