erosión



¿Cuándo el momento de confiar en mí?
Eres capaz de tirarte de espaldas contra el suelo para que yo interceda, frene tu golpe. Mi instinto va a por ti y te digo que un día no podré, que me empieza a costar, que te vas a caer. No sé si esa es la forma que quieres de abrazarte, algo que no se note y no te dé vergüenza.
Para construirte en esta nueva vida hay que mirar los cimientos y ponerle tiritas.
Mi instinto te agarra al vuelo rompiéndome los brazos sin pensarlo. Tus reflejos se defienden de mí más allá de este cuerpo tangible que te ama.
El temor que supura en tus raíces tenemos que pensarlo cuando ocurre, tenemos que ponerle un nombre y una cara, tenemos que mirarlo tirando los escudos a sus pies, no basta con fingir que ya no existe.
Yo siempre voy a estar para agarrarte, puedes dejar marchar el miedo que ya no te protege, ahora estás a salvo, confía en mí.


lola lópez-cózar


Comentarios

  1. Nada es bastante, todo no es bastante...
    Sabés? a veces tenemos ese todo, esa plenitud y no nos damos cuenta, a veces utilizamos la locura que se localiza en los lugares más insólitos, o en los más comunes.
    A veces uno mira, mira como los demás se hunden en pozos que no se ven, y vuelve a la cabeza ese conjunto de palabras, nada es bastante, todo no es bastante.
    Mil besos amiga

    ResponderEliminar
  2. Está claro que es la mirada de quien es capaz de ver, la que embellece lo cotidiano.
    Mil gracias por el poema Lola.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares