haiku



No sé si el tiempo cura, yo sólo sé que aleja, como aleja el silencio, o el no estar nos lleva al no ser y no ser es un nombre, una palabra, un cuerpo en la nada como un sueño lejano que apenas se recuerda.
Mientras quede una mínima astilla de la tabla que quisimos nos salvara, mientras quede una templanza en el clavo que agarramos ardiendo, no hay fondo que pisar para tomar impulso y ascender, no hay manos libres para empezar a bracear en medio de esta ciudad oscura.
Luego la historia avanza en cualquier dirección y nadie se pregunta qué fue de aquella tabla, si lloró por los mares disimulando lágrimas, si gritó por la noche en duras pesadillas, si se sintió más sola, más partida si cabe, una deriva u otra debe importar muy poco.
Luego la historia avanza en cualquier dirección y nadie se pregunta qué fue de aquel calor, un trozo de metal tan frío como el hielo, marcado para siempre con la huella rígida de una mano que ya no necesita abrazar espejismos.
No sé si el silencio es un modo de no ser, yo sólo sé que duele cerrar una boca cargada de palabras, como duele el tiempo que pasa sin retorno, como duelen las historias que avanzan o se estancan.


lola lópez-cózar


Comentarios

  1. Anónimo21.9.10

    naces con el precio puesto, yo tampoco se quien lo pone.

    ByQ

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares