espirales



Hoy el cielo no es más que una espiral, un viaje en el tiempo directo a la tristeza de extrañar. Lo que veo, olores y sonidos. Tu amor entero sobre mi vida ajena que se aleja. Enorme soledad de aquella casa, dueña de tantos gatos, desarraigada en el frío de no ser, en la locura que siempre me cuidó con su máximo empeño. Lo demás no pensaba ser fijo, buscaba la igualdad, pertenecer a algo.No quiero la espiral con su tacto de siglos. No demando el origen de toda la extrañeza. Nadie puede seguirme donde estaba yo sola, las cosas que entendía, el olor de la angustia impregnado de cloro, el color amarillo invadiendo los sueños, los mundos que dan vueltas sobre las multitudes y en el centro el silencio.Intento la igualdad, pertenecer a ese amor que dices te provoco. Romper el silencio con sonidos y olores que no veo. Destrozar todo el frío y ser, ser lo que sientes. Pero siempre está el cielo y la espiral, mi vida ajena que se aleja donde no puedes ir, donde tú no te encuentras.Para quedarme estar, solamente ese verbo. 

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares