el golpe



Ellos estaban tranquilos ocupando su lugar en mi vida. Sabían que iba a verlos una vez al día, dos veces por semana si el amor me apretaba.Nos costó muchos años convivir de este modo. Discutíamos, poníamos zancadillas, nos negábamos a razonar, a admitir que existíamos. Echaban de mi cama a quien más me gustaba. Se metían en todo. Nos odiábamos a muerte.Llegamos a un acuerdo y les dejé un espacio, un tiempo en exclusiva donde poder hablar sin que salieran chispas.Hace una semana que no están en su sitio. Me asomo a los rincones, debajo de los muebles, a los bolsillos rotos. De noche no me duermo, noto cómo se arrastran, prendo la luz y nada.Sé que van a asaltarme cuando baje la guardia, que preparan un golpe que acabará conmigo, que el pacto fue un engaño, que siempre hicieron trampa.Asustada suplico que regresen donde yo pueda verlos, les ofrezco más horas, una casa más amplia, pero mis miedos saben que es cuestión de esperar el momento oportuno para inyectarse en mí y detener mi cuerpo. 

lola lópez-cózar

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares