9/6


Me duele el corazón de no saber hablarte y que me entiendas, de no aceptar tus silencios como un ritmo distinto en el discurso. Tengo tan poco tiempo y tanta historia. No voy de principita molestando preguntas que jamás abandono, son ellas que se clavan en mí y no saben dejarte.No me sirve costumbre de tenerte, que resuelvas la vida y sus contornos. Mi tierra es de seísmos, absurdo acostumbrarse a nombrar etiquetas cuando todo ha cambiado.Hay un espejo que divide los dos lados de esta cama. Número seis, duplicado, invertido en el nueve. Espiral comprimida. Soledad. Posición fetal reduciéndose a un punto. Tan seguido no sabe si es final o es aparte, solo la mínima expresión de un cuerpo desamado. 

lola lópez-cózar



Comentarios

Entradas populares