soledad



Sé que he de esconderme para no estallar ante una luz concreta. Al fondo las campanas, más allá los recuerdos de un día donde no hacía falta nada más, como un piano, un amor, el olor de la vida bailando sobre el cuerpo. Sé que todo me alcanza en el centro de la diana, como un imán de sensaciones pendientes de un ombligo que pesa como el plomo. Muchas cosas existen porque alguien las siente. Hay tanto vacío implorando contagio de pasiones, que asusta la ligereza con que comen palabras, comen bocas, comen sexos y risas, comen silencios. 

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares