papeles quemados


Hoy hemos estado a punto de no volver a vernos. Tan extraño quedarme dormida en los relojes. Todas las mañanas corriendo contra el sueño de no perder este tren. Me espera siempre el rojo para cruzar la calle. El daltonismo de mi fe, una fe de sangre pidiendo primaveras. Con el corazón consumiendo los latidos restantes, he pensado en no verte para siempre y en quemar los papeles que no sabes que existen. 

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares