cuando todo es posible


Toco con las yemas de mis dedos las curvas de mi mente hasta encontrarte. Presiono la oquedad del nombre que te falta, acaricio el sonido del aire que te inyecto e iluminas el cuerpo de un nadie entre infinitos. Marcas los contornos sin forma que buscarán mis ojos cuando me quede a solas, mezclados con las sábanas de un color indeciso, y el deseo es aquí y es ahora, ajeno a lo que esperas de mañana. 

lola lópez-cózar

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares