intento de rescate


Luchamos cuerpo a cuerpo hasta agredirnos la fe, los labios, la esperanza. El deseo como una bofetada sobre el daño que otros nos hicieron. Herida contra herida fue creciendo el abismo del dolor a la cama, los besos que se abrían a mordiscos, el torniquete atroz de la mirada, la atracción tan fuerte que destruye la dulce lentitud de las palabras, y el rescate inmediato de la muerte, la constante agonía de no querer amar lo que se ama. 

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares