nunca



Amanece tu sueño en mi almohada. Respirando en silencio lo retengo. Mirando sus labios, sus pestañas, lejos de ti, lo siento como mío.
Mi sueño de amor lo tengo al lado. Lo vigilo de mí por si despierta. Lo toco con la voz y me sonríe. Tomo su pulso entre las manos y el abrazo invisible de las sábanas.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares