azul


No necesito más que este instante de azul sobre mi pecho. La brisa de poniente, la nitidez del aire, la risa de mi hijo contagiando el paisaje.

No necesito más que el vuelo de los pájaros, bandadas como vientos que impulsan la energía de las olas, que impregnan con su luz cada mirada.

No necesito más que el calor de este sol difuminado, que la sal en la piel cerrando el malestar de los días oscuros.

Y todo vuelve a ser posible nuevamente, el futuro en su incierta lotería de estrellas, la esperanza en su fe de seguir adelante, el ritmo de un pausado corazón que respira o las horas que quedan en la arena mojada, acariciando el sonido de mis pies en la vida.

lola lópez-cózar

Comentarios

  1. Tus composiciones son bellas, y muy esperanzador este último. Que el arena mojada nos traiga esas satisfacciones. Amén. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares