memoria de los siglos

Recuerdo ser un pez y que te amaba sin preguntar quién eras, pasaba junto a ti llenando tu horizonte de burbujas para que imaginaras las estrellas fugaces de la noche, te iba dejando un rastro de estelas diminutas y cambiantes, queriendo sin saber dejar mi huella en la memoria del mar y de los siglos.

Rozaba el silencio en blanco y negro de mi cuerpo y pensaba en crecer envuelta en música.

No sabía que el tiempo y el espacio juegan fuerte, que los peces olvidan y comienzan, que no existe un final que los convenza del cansancio que arrastra todo empeño.

Recuerdo que volabas en un globo bajando el aire frío de mi miedo. Entonces yo buscaba por el cielo el tacto de las nubes, su certeza. Buscaba planear con las corrientes, deshacer la sed de todas las preguntas y perderme en un cuerpo sin palabras que ahuyentara las sombras.

Recuerdo que un día serás danza y yo el sonido que desprendan tus gestos por la tierra, serás la huella y la memoria de los siglos, las estrellas fugaces de la noche, la sed del mar y mi silencio.

lola lópez-cózar

Comentarios

  1. Anónimo5.9.12

    Cómo encontrar palabras después de leer las tuyas? Maravilloso.
    Chesca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares