plumas


Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, cualquier semejanza con los sueños es azar solamente.

Se llenaban de pájaros los folios, dibujaban la luna en semicírculos, querían escribirte con las plumas que desisten en otoño, con las que caen para ser palabra, para ser sonrisa y daño irreversible, para ser reflejo sesgado de la vida.

Partían del viaje, del constante viaje de las olas, ida y vuelta cuando nada es lo mismo.  Acariciaban el cristal donde se muestran los paisajes y una mano volteaba lentamente, plataforma de despegue, impulso y despedida.

Decir adiós es siempre tan difícil, arrancar las huellas de la superficie de los días y saber que el final es un punto y aparte que no supo seguir de otra manera.

Sin nada que explicar, los pájaros, la luna rota de menguar, las olas con su ida y su vuelta tan distinta, llenaban el papel con su reflejo sesgado de la risa, amortiguando en sílabas su daño irreversible.

Alguien quiso ser musa de profesión estable, alguien quiso ser nadie aunque no la creyeran, alguien vio demasiado y se instaló en el frío, alguien dijo poeta con la boca inclinada de la rabia y nadie fue escribiendo con las plumas perdidas el azar de los sueños, la realidad escindida, los puntos suspensivos donde acaba la vida…

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares