De la nada un posible


Ladran los perros potenciando el silencio que evidencian, multiplicando la soledad donde no somos más que cuerpos frágiles en un camino equivocado. La belleza dimite de los ojos en un entorno de cielos estridentes con pájaros que se lanzan al vuelo sin dudarlo. La tierra engulle huellas y excrementos, el horizonte de la esperanza idiota donde todo es posible porque no hay nada hecho.

El tiempo hace trampa y se detiene, te mira para que te preguntes por qué y dónde, para que te respondas nada y grites encarando el silencio que evidencian los perros, la soledad de ese cuerpo tan frágil, la validez de un camino que no está equivocado, de un horizonte que te llama idiota por dejar escapar la belleza que chilla, la esperanza de hacer de la nada un posible, de un posible una vida, de esa vida un tiempo que arranca y no se para porque tú sientas miedo.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares