la medida perfecta



No olvides que me quieres, que eres el tamaño perfecto de mi yo que contigo se queda practicando ese tacto con el que siento el mundo estar en orden, a salvo de reptiles, no quiero sangre fría, de anfibios que acorralan los besos para luego venderte.

Persigo tu mirada que escapa del contacto sin intención de huir, de flor en flor se posa en mi miedo a perderte, tú, la medida perfecta de mi yo, la paz que necesito para sentirme viva, para correr por todas las mañanas y encontrarte a la sombra de los gestos más simples.

Persigo tus manos para hacerlas conscientes del roce que te ama, que te desea aquí, ahora tras ahora hasta agotarnos.

Persigo tus oídos y les lanzo palabras para que no ensordezcan al tono de mi voz y sigan descifrando como nadie el significado de todo lo que siento.

Persigo el egoísmo de tenerte, la presencia que cambia lo que toca, el brillo de los días con sus nubes, la ternura en la noche bajo capas de lluvia que no pueden herirnos.

Persigo lo que eres, la medida perfecta de mi yo, y golpeo la ausencia por miedo a que te marches de tus ojos y olvides cómo amarme así como respiras, así como me escuchas interrumpiendo el soplo de ese aire lejano que vuelve haciendo daño.

lola lópez-cózar

Comentarios


  1. Que precioso, Lola, y todo lo que te leo.
    Este comienzo de tu poema de hoy tan hermoso, íntimo. Luego también.
    Y tus videos.
    Gracias, gracias.
    Beso

    Ío

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares