punto y parte


Tus pies en el alambre que improvisa hacia dónde, que se detiene en seco o te cubre a jirones y hace lento un presente que se parece a ayer y no espera mañanas.

Contienes la respiración y tu interior es vaho, la suma del vapor que te retiene, la tensión de estallar.

Rotas las válvulas de escape, tu cuello en el alambre inventa los errores, los trenza, los enrolla y va dejando huecos de suelo donde apoyar los pies, una señal apenas, tajante y grave como una muesca, como un principio nuevo, como una tachadura que se parece a un río, que se parece a un árbol y a un origen, a un punto de partida, a un dibujo distinto sobre el revés de un folio, al tacto braille, a la vista intacto.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares