metamorfosis

Tocar tus ojos, las ascuas de noviembre, el llanto de los gatos, las páginas de un libro y dibujar errores.

Tocar tus letras, las notas que te sobran, la tierra que te pisa, la infancia que me falta y soñar mariposas.
Tocar la silueta imaginada, la sensatez prohibida, carreteras sin norte y con estrellas, imprevisible tú, mujer fuera del tiempo, mujer calor y privilegio, mujer temblor, estallido y sosiego.
Tocar y quedar ya marcada por las luces que emergen del contacto, el color del frío soleado, del barro entre las manos, de la noche sin fin ni lentejuelas. Fantasías. Peinar reservas y pedir perdón por sospechar que no somos iguales, que hay niños que meriendan sin pensar nunca en nada, que hay casas donde todo sucede según está previsto.
Trenzar mi pelo y atajarlo en la nuca oyendo las tijeras, tocarlo mutilado fuera de mí, como un animal dócil y muerto.
Tocar tu risa, la brisa del verano, el murmullo del río, las postales de lejos y un mañana distinto.
Tocar tus cuentos, las canciones de siempre, el fuego que te aviva, la niñez de por vida y saber que te tengo.


lola lópez-cózar


Comentarios

Entradas populares