desatando cadenas

Rotos los eslabones que aspiran la vida de otra boca, roto el impulso ciego de no dejar en tierra, sabiendo que la tierra te cubre hasta la asfixia, que haciendo que se aparta cae sobre sí misma y sepulta las manos que se dan, los brazos que se toman, la intención de ayudar aunque sea escuchando.

Roto el miedo a gritar que se salve quien pueda, que cargue con su peso cada cual, que estar es otra cosa y amar es muy distinto.


Roto el tiempo que vigila las sombras como amenazas vivas de un futuro que teme repetir el pasado, me quedo en mí sin ti desatando cadenas, posando la mirada sobre lo más sencillo, desoyendo el rencor, las trampas, la codicia, respirando tranquila y acariciando calles, como si no pudieras encontrarme.


lola lópez-cózar


Comentarios

Entradas populares