desganas

Comienzo improvisando la mañana, imponiendo cierto orden al caos de la desgana que se desliza sobre la superficie del reloj y va cubriendo los pomos de las puertas. Huecos son lo que sobra, las frases son un soplo de aire que no llega, agua estancada que parece calma y va dejando un rastro de olor a disimulo. Simular es eso, contener el calor como un rescoldo, como una acogedora soñolencia, cuando es llama que gime sin palabras el no quiero que así, dame un modo posible. Continuar improvisando la rutina sin nada por hacer ni nada hecho. Improvisar para no abrir tu herida ni descarnar la mía ni salpicar sin rumbo ni medida.

lola lópez-cózar


Comentarios

Entradas populares