mi mundo no es de este reino

Me duelen las pestañas de acariciar paisajes, de ver brotes de mar sobre arenas que tragan, que escupen los escombros de lo que fue una luz y ahora es frío, de lo que fue el amor, la confianza. Me duelen las pestañas de mirar y no ver que están de oferta, que se venden por tres aunque sea a la izquierda.Voy cerrando los ojos ante tanta muñeca, cuando intuyo jugadas de las niñas objeto, las niñas, las de siempre, las de tantos colegios, las de todas las calles, las niñas disfrazadas de fina porcelana, sujetas a sus trenzas como si fueran vientos y buscaran escalas, de liana en liana siempre son las que llegan, las nuevas, las extrañas.Voy cerrando el reflejo de todos mis caminos, mi mundo no es un reino, no hay un solo guisante debajo del colchón porque el hambre lo huele y da las gracias, nadie besa a las ranas que llenan las acequias, está bien que el aliento huela a insecto y a vida, nadie precisa séquitos que zumban mientras comen la boca y las entrañas.Voy cerrando los ojos como si ya no viera, como si me marchara al origen del tiempo donde no había zapatos que calzar, y la sombra del árbol no tenía segundas ni refrán.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares