por el mundo adelante

Después de la certeza ya no caben preguntas. Los lazos se construyen con intercambios de memoria, y el olvido es el resto de espacio que le sobra a un paréntesis.
Borrando lentamente las palabras, como quien se deslee por última vez, desrrecordando la voluntad de ser de profesión tangible, su forma de escribir me desVinculo para deshacer la didáctica de un beso, de derecha a izquiera, de abajo hacia arriba, del final al principio y a la ausencia: “paso cada en acompaña que palabra la es atención. Improvisación. Contacto. Avance. Giro. Cálculo. Parada. Acercamiento. Seducción. Mirada. Deseo.
Di qué amas y se sabrá quién eres, dilo otra vez y no habrá nada más que entender, porque de un tiempo a esta parte la inmensa mayoría de las cosas parecen de mentira.
Solo busca repetir la esperanza en una piel que guarde las espinas, busca unos ojos donde ajustar escenas de una historia que ya está vivida.
Solo busca aire, una ráfaga que indique acércate a mí como si me marchara, recórreme despacio los recuerdos como si fueran tuyos, como si fueras responsable del origen de mi vida, ven a mí poco a poco, como si me asustara.
Pero el aire, la brisa que alimenta sin destrozar paisajes, no es más que esa maravillosa irrelevancia del ser, sin enfrentar palabras, esa reciprocidad que no quiere mirarse en un espejo y ver correspondencia con su connotación de pago anudada a la garganta. Esa maravillosa irrelevancia del estar que dormita impresiones y se deja soñar por el cielo, sabiendo que no hay que quedarse hasta el final.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares