como hierba


Y en estas tierras chicas la costumbre silencia los sonidos, la radio, el coche, el agua de los grifos, los pensamientos todos como hierba, tan constante su mínimo cambiar que se hacen foto, petrifican el tiempo, luz inamovible ahogando matices y nadie se conoce de tanto conocerse. El deseo cae en días impares y no es más que esa dinámica de la inercia que no descubre nada. El riesgo está medido, es una cifra, una fecha, un teléfono, la identidad anónima del cero. Mirar es repetirse en un juego de espejos alineados. Hablar es tararear la nana que conduce a una cama sin sueños, a un reloj que no cuenta con los amaneceres.
lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares