redibujando mapas

En esta tranquila soledad, despliego la geografía de los afectos íntimos, mapas donde se van trazando líneas, espirales de tiempo dedicado, curvas que se acercan buscando el calor de los contornos, uniones de lo cóncavo y convexo, minimizando espacios donde sentir el pulso, acompasando ritmos, cardiacos todos ellos, que resuenan al unísono, que se expanden, se sueltan, se persiguen y rebotan contra el silencio pleno, la memoria constante del encuentro.


En esta tranquila soledad, todo lo que no hemos sido, lo que seremos.

lola lópez-cózar

Comentarios

  1. Y que dulce puede ser la tranquila soledad cuando es tranquilamente elegida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares