el derecho a borrar

Se van llenando de errores estas líneas, un lápiz rojo los señala, denuncia la mala praxis, y se cuenta con gotas el derecho a borrar, la corrección del borde excluye las palabras o algún silencio que no debió ocurrir, y allí en los márgenes la vida se destempla,  arrecian vientos sin dueño, unen sus sensaciones sobre el pelo mojado que crepita, que no deja entender el origen del daño. Lo sólido se rompe, amanece en un paisaje ajeno, y busca a tientas con la mano un cuerpo conocido que le diga quién es, que le escriba en los ojos algunas instrucciones para acertar a veces, para volver a un punto que siga en otra parte donde no esté prohibido habitar en la luna, medir con otra regla más acorde al tamaño de sus pies, y contar luego pasos para decir espera, ya he visto que la cumbre es la inversión de un ángulo que crece hasta muy dentro y no se deja ver.
lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares