pero todo son besos


Dejarte dormida es como estar a tu lado. Pedirte la narración de tus días agradables es como decirte llévame a ver tus lugares, dame esas coordenadas donde la calma existe y hazme olvidar lo que me duele. Querer no es un favor ni un servicio prestado que se reconoce y se corresponde. Sobra la gratitud, falta la gratuidad, se complica el idioma que de fácil es obvio, y entender es un puente cortado en las dos direcciones. Hay poco que añadir para cruzar, habría que arrojar todas las palabras y secar el río que separa y mantener el equilibrio sobre la te partida, sobre la uve honda, sobre la ce inclinada.
Todo no son besos pero todo son besos, decir buen día es besar tu mañana, decir ayer es besarte de niña, decir aquí es besar tu presente, decir me quedo es besarte sin tiempo.
Acariciar el corazón, con los dedos empapados de ternura, dejar que el silencio se exprese por sí mismo, dejar que el tacto provoque la sonrisa, dejar que la sonrisa diga no hay soledad posible en este instante en que te siento.
Acariciar los labios que besan sin rozarte. Acariciar los ojos que te dan la mano, esa mano que se enlaza con la tuya para crear un puente, y en ese puente, debajo y sin descanso, el agua toda entera con todas las palabras fluyendo río abajo.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares