gato encerrado

Es el espacio mudo donde llegan las voces de los sueños, ningún rumor como un leve seísmo que haga temblar los frágiles cimientos de la torre de naipes.

Reina de corazones destronada en las grietas que amenazan un pecho terco como el recuerdo, memoria reconstruida con las frases no dichas, con los actos intactos.

Ángeles y demonios decorando un cielo que no queda al alcance de la mano. Nubes de paso. Tormentas en la noche. Agujeros negros como trampas de un tiempo que sin fin se repiteimera piedra y salir cara, sin esconder la mano de la cruz que llena el llanto. libre de pecado, como si se pudiera lanzar la pr en busca de ese inicio que ocurrió sin pensarlo, que marcó las cartas, núimera piedra y salir cara, sin esconder la mano de la cruz que llena el llanto. libre de pecado, como si se pudiera lanzar la prmeros y letras y dibujos de oros, de espadas, de copas y de bastos. Bastos sin bastas, bastos como golpes que quieren ser un trébol e invocar a la suerte, que quieren ser la pica para iniciar el juego.


Descartar, arrojar al montón de lo inservible e ir robando cuando ya nada vale en la partida, e imaginar que esta vez puede ser, que los astros hablarán del destino en esa última carta que dirá ahora quiero, otro inicio es posible como si fuese el mismo, como si estuviera libre de pecado, como si se pudiera lanzar la primera piedra y salir cara, sin esconder la mano de la cruz que llena el llanto.

lola lópez-cózar

Comentarios

Entradas populares