Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2008

frío

Sé que no importa, que todo ha terminado excepto algún detalle, que la vida aplazada, suspendida, escondida del tiempo y de mí misma puede arrancar de nuevo. Sé que todos los miedos ahora se llaman problemas puntuales, problemas que se afrontan y se besan de noche mientras duermen. Sé que esos detalles no van a crecer y desbordarse porque tú estás conmigo. Porque tú estás conmigo he podido, he querido querer.
No sigas diciendo que a pesar de este aspecto frágil soy fuerte como un roble. Ya sabes que de noche las fisuras relucen en la oscuridad y la luz disimula las grietas por donde escapa el aire a bocanadas.
Llevo mil días tumbada en una incómoda mesa de disección. Han tasado calidades de madre, de pareja, contenidos concretos, objetivos alcanzados, deficiencias físicas, psíquicas, sensoriales, capacidad de síntesis, de loro, de perro amaestrado. Durante toda esta quietud desenfrenada también yo he ido evaluando a los evaluadores.
No tengo documentos donde plasmar mis propios result…

vértigo

Cuando abrimos los ojos tenemos que mirar el color de las sábanas para empezar a estar.


lola lópez-cózar

balance

Siete. Número mágico de tantos cuentos. Único dato del que partir y regresar al cero y contar de uno en uno hasta llegar a ti, al tamaño de tu vida en las antípodas, a pocos meses de concretarte.

 Regreso a lo primario. Un lugar donde habitar en paz a costa de mil guerras. El frío, el sol, la tierra, los libros, el mar donde ha estado siempre, la voz sin sordina, las cartas, los balances… tanto tiempo sin hacer balance. El carro cargado con la historia de una pereza ajena. Obstinación. Otra vida tiene que ser posible, tiene que ser, tiene que ser. Reconstruir un amor hecho trizas y el mar al fondo de todos los deseos. El cielo y los matices, clic, pasear, clic, robar a las nubes su transitoriedad, clic, fijar, fijar la atención, los sentidos, la vida que recupera la mirada y entreabre los ojos por si acaso no ha muerto en el intento, en todos los intentos por seguir hasta el último intento de parar.

 Desahucio. La cabeza desplomada sobre las palmas de las manos. Las manos sin saber…