Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

dejarse llevar

Dejarse llevar podría ser tan fácil, rozar con la mirada los destinos que pasan. La luz, un recorrido de ida y vuelta que se detiene en ti, fortaleza de los días con lluvia, de las noches insomnes, del amor que circula por mis venas, que llega al corazón en la penumbra del cansancio y recorre en círculo tu cuerpo: boca a boca, un mañana, te escucho.Abrazo la solidez de tus costumbres, el circuito tangible que me conduce a ti y dejarse llevar tiene tu nombre, la historia de tu piel entre mis manos, el calor de la vida, los horarios, la forma de entender, la confianza, los momentos de viento sosteniendo una vela, los discursos que podrían bastarnos pero no se conforman, el rito de encontrarte, la sonrisa que emana de sentirme a tu lado.lola lópez-cózar

cuando todo es posible

Toco con las yemas de mis dedos las curvas de mi mente hasta encontrarte. Presiono la oquedad del nombre que te falta, acaricio el sonido del aire que te inyecto e iluminas el cuerpo de un nadie entre infinitos. Marcas los contornos sin forma que buscarán mis ojos cuando me quede a solas, mezclados con las sábanas de un color indeciso, y el deseo es aquí y es ahora, ajeno a lo que esperas de mañana.

lola lópez-cózar

y eso es todo

Y eso es todo, el máximo y el mínimo existente, ni un debate feroz de coordenadas, ni un quédate otro rato, qué pasa que no vienes.Enhebras tu aguja con un discurso al margen del apego y rozar esos hilos deja el sabor de que sobra cuanto ofrezco.prefiero que me mientas, que digas que merece la pena estar conmigo, que temes que me pierda y no regrese porque sé darte vida a manos llenas.Prefiero que me robes los abrazos cuando dudo y no sé qué diablos siento, cuando echo a correr sin mirar hacia dónde.Pero tú te proteges del amor, juegas como las crías salvajes a cazar sin dar muerte, para ver cómo escapa la presa que te asusta, mientras la alcanzas de nuevo y la retienes.lola López-cozar

momentos

Dejando a un lado la vida como suma o como resta, el optimismo ciego que persigue espejismos, el pesimismo tuerto centrado en su dolor, hay una clave más para el presente, la construcción de un día cuando termina otro.Un día y lo que trae de la mano, el aporte esencial que lo transforma, el menguante que sobra y se retira, una forma de ver lo que no vuelve, sin tremendismo incluso, consciente del abrazo que no surge, del beso que a empujones no valdría.Los momentos son solo lo que son, forzarlos es tan inútil como tratar de retener lo imperdurable.

lola lópez-cózar

poema del silencio

Solo quiero tu olor que no pregunta los sueños que quemé hasta esta noche. Ese olor que presiona aun mi vientre, que recorre mi piel hasta la lengua de un idioma que no cree en palabras. Solo quiero tu olor rodando cuesta abajo, retándome a apresarlo en un gemido. El olor que se funde y nos confunde sobre la claridad de estos ojos cerrados. Solo quiero tu olor como presagio de un presente sin muchas tachaduras, presente sin ausencias de dos cuerpos fluyendo por un río navegable hacia ese olor a mar que quiero solamente.lola lópez-cózar