Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2020

insonorizada la estampida

Insonorizada la estampida, se solidifica la luz, los matices se detienen donde nadie se queda.Las ventanas abiertas, paralizan el frío que se ignora, la almohada escondida en la ausencia de piernas.Lentamente las horas que no existen simulan su rutina, las necesidades olvidan imponerse, desplazan su ceguera y pasan a otro plano que cambia cuanto toca.Pieza a pieza se desmoronan las paredes. El blanco del silencio avanza sin medida. La realidad sobresale simulando esconderse, y en una eternidad de segundos descosidos, se desvela asaltando el asombro del no, el asombro de la pausa que no osa moverse. Ojos abiertos, abiertos hasta la parálisis, para que un pestañeo no haga cierto el avance.
lola lópez-cózar

voz en off

Una va por la carretera y no es el sol lo que arde, va camino de cerrar una historia de amor, mezclar las cenizas de ella sobre la solidez de un cuerpo de hueso que espera cinco años.
A los diez minutos pasa un todoterreno rozando el espacio vital en sentido contrario en la autovía y, no da tiempo de asustarse.
El de pronto es un anestésico, un bloqueante de la sensibilidad. En caso de tener la oportunidad de superar el primer silencio, es la narración lo que nos hace temblar.
lola lópez-cozar

soga

En el extremo que agota la noche rompo los sueños, la realidad del miedo que se concreta siendo y que asalta con sus imágenes el botín del descanso.
Amanece y despiertan las sombras. Pido un beso de luz bajo la advertencia del olvido. El ventanal abierto da voz a las fachadas verticales. Yo quiero, la sombra habla. Yo quiero es un estado de guerra. Bramar es un estado sin ánimo. La rémora avanza y se dispersa, lejos del tiempo se expande, se contrae en el témpano de un eco irrepetible.
El día, fuera, marca todas las cartas, las buenas, las terribles. Las sombras deciden sin saberlo qué ocultar, ajenas a la opción que han marcado, dejan que el sol derrita los afectos. Querer no duele nunca. En primera y única persona, yo quiero, es un estado de alerta, bandera roja que se agita hasta remover la violencia de un mar errático. Yo quiero es subrayar, terminando en la punta de una flecha, todo lo que no. Subrayar y estirar la cuerda hasta la arcada del próximo lanzamiento.
El sol calienta la h…