Ir al contenido principal

voz en off

Una va por la carretera y no es el sol lo que arde, va camino de cerrar una historia de amor, mezclar las cenizas de ella sobre la solidez de un cuerpo de hueso que espera cinco años.


A los diez minutos pasa un todoterreno rozando el espacio vital en sentido contrario en la autovía y, no da tiempo de asustarse.


El de pronto es un anestésico, un bloqueante de la sensibilidad. En caso de tener la oportunidad de superar el primer silencio, es la narración lo que nos hace temblar.


lola lópez-cozar

Comentarios

Entradas populares de este blog

dispersión

Hoy hace frío. La ropa equivocada. Los pasos erráticos intentan detenerse. Seco pensamientos en su doble sentido y vienen las hormigas a recorrer mis páginas. lola lópez-cózar

cuándo

¿Cuándo he venido? El suelo está mojado, por los bordes se desliza el cuerpo conocido de los sueños. Quién es toda esta gente, no quienes son como singularidades. Este grupo es un ente con miles de parásitos. ¿Cuándo he venido aquí? Al agua seca de tu sed, a este sol de decorado que disimula la oscuridad de mi noche. Cuándo he venido a rozar tu ropa como una piel postiza que imita el color de una raza sin nombre. Cuándo he venido a esta pantalla plana, como un trozo de cristal, donde todo lo que no existe ocurre sin remedio. Cómo he venido a mirar en tus ojos multitudes, gatos insomnes recorriendo tus cejas, saltando los tejados de tu mente. Cuándo me he ido de la idea primera con todo el equipaje sin abrir. lola lópez-cózar

suite para No molestar

Primer movimiento Pétalos marchitos ahogan los cuadernos. El relato desordena las horas. Abre los ojos y la oscuridad se impone. Descubre un cadáver entre los brazos. Respira la muerte. Una sonrisa desvía la atención y hace pensar en las constantes del pulso. Abre la boca y la sequedad de la tierra se consume dentro. Los cuadernos dejan quietas sus hojas. El otoño amanece sin remedio. Las palabras caen al suelo, bajo los pies se rompen. No hay veredas. El cauce del río ha cambiado el sentido. Asciende la humedad del silencio por las plantas desnudas. Las manos no desmienten la crueldad que habitan. Primera quietudLa ventana avanza hacia los ojos. La mirada no ve. Los días despliegan su vértigo pero no son capaces de sacudir el pelo de la cara. Nada se mueve dentro. Las fotos fijas reposan extendidas. Han perdido su tiempo. Se han perdido en el tiempo. No hay comienzo. El desenlace aquí. Desata los lazos. Aprieta los nudos. En la garganta sobre todo. Inmóvil. En el pecho sobre todo, don…